Kategórie
Sin categoría

Cómo los cubanos enfrentan los desafíos de los cortes de energía eléctrica

En la localidad de Bejucal, en las afueras de La Habana, se encuentra una pequeña cafetería propiedad de Germán Martín. A medida que los apagones se vuelven cada vez más frecuentes, Martín se esfuerza por mantener su negocio en funcionamiento.

Si bien es cierto que los cortes de energía eléctrica son una realidad constante en Cuba, en los últimos tiempos han empeorado. A diferencia de lo esperado en esta época del año, donde el clima más frío se traduce en una menor demanda de electricidad y menos apagones, en ocasiones la electricidad se interrumpe durante cuatro o incluso seis horas.

Martín comenta que los cubanos se las ingenian para sobrevivir a estos cortes de energía, pero no dejan de ser incómodos y molestos. Mientras prepara alimentos antes del anochecer, expresa su deseo de que la situación mejore en el futuro.

Si bien el gobierno cubano atribuye la falta de combustible como la principal causa de los cortes de energía eléctrica, la escasez afecta prácticamente todos los aspectos de la vida cotidiana en la isla. Las estaciones de servicio han experimentado largas filas de autos buscando gasolina, y la red eléctrica no logra satisfacer más de un tercio de la demanda total, lo que provoca apagones en gran parte del país.

Aunque el gobierno argumenta que las sanciones impuestas por Estados Unidos complican las transacciones financieras y la adquisición de combustible, un análisis de los datos de entrega y compra de combustible realizado por Reuters sugiere que el problema podría radicar en la infraestructura interna y la logística.

La economía cubana requiere aproximadamente 125,000 barriles diarios de combustible, incluyendo gasolina, diésel y fueloil para la generación de electricidad. Cuba produce internamente alrededor de 40,000 barriles diarios de petróleo que se utiliza principalmente para generar energía, y también recibe 57,000 barriles diarios de crudo y combustible de Venezuela, además de un estimado de 23,000 barriles diarios de México.

A pesar de contar con un suministro total de aproximadamente 129,000 barriles diarios, que sería más que suficiente para cubrir las necesidades, el país enfrenta problemas logísticos internos que dificultan la distribución adecuada de combustible y el suministro de energía eléctrica.

En vista de la crisis, el gobierno cubano ha propuesto aumentar significativamente los precios del combustible para frenar la demanda y recaudar fondos para la adquisición de mayores volúmenes. Sin embargo, debido a un ciberataque, el aumento de precios programado para el 1 de febrero se ha retrasado sin fecha definida.

A medida que los cubanos continúan enfrentando los desafíos de los cortes de energía eléctrica, queda claro que se requieren soluciones tanto en el abastecimiento de combustible como en la infraestructura interna para garantizar un suministro de energía estable y confiable.

Preguntas frecuentes (FAQ) basadas en los principales temas e información presentada en el artículo: